domingo, 12 de enero de 2014

De monstruos y cumbias...


La verdad es que estas fiestas las pasamos muy bien.
Una de mis hermanas vino de Argentina de visita y una de mis amigas entrañables y compañera de conciertos se vino también de Berlin a pasar junto con su familia el año nuevo en casa.

No hay mejor regalo Navideño que la compañia de los seres queridos, todo lo demás es auxiliar.
Los chicos por supuesto disfrutaron sus regalos y yo particularmente de uno.
Mi otra hermana me mandó de regalo el nuevo disco de Canticuénticos : "Nada en su lugar".

Tanto mis hijos como yo somos fans de la primera hora de este grupo y de Ruth Hillar quien escribe la mayoría de las canciones.

 El primer disco, "Canticuénticos embrujados" es lo primero que ponemos en el auto cuando salimos de viaje.  Por eso estaba desesperada por conseguir el nuevo. Desde Suiza no es tarea fácil pero por suerte mi hermana lo pudo encargar en Música Nuestra  y mi otra hermana lo trajo con ella.

Tanto "Nada en su lugar" como "Canticuénticos embrujados" no tienen desperdicio. Como maestra de música y mamá no puedo dejar de recomendarles que escuchen los dos discos.
Las canciones están instrumentadas con muy buen gusto, las interpretaciones son de calidad y las letras no sólo adecuadas para los niños, sino también poéticas y divertidas.

Todo disco tiene por lo menos un Hit y "Nada en su lugar" tiene varios. La canción preferida de mis hijos es "La cumbia del monstruo".
Esta canción no sólo es pegadiza, y logra que hasta los más pequeños se pongan a bailar, sino que es ideal para trabajarla en clase.

Las posibilidades de trabajar esta canción son muchas:

Con la cumbia del monstruo aprendemos las partes del cuerpo en español y ejercitamos la motricidad gruesa mientras nos matamos de risa.

Por ejemplo si estuvimos trabajando el vocabulario del cuerpo, podemos cantar la canción unas cuantas veces (con o sin CD aunque en este caso la instrumentación del CD merece la pena utilizarlo hasta el cansancio) y luego parar el CD antes de cada parte del cuerpo (mostrándola con gestos) para que los niños completen con la palabra indicada.

Podemos trabajar la respuesta y concentración auditiva, poniendo pausa de forma sorpresiva. Los niños deben quedarse como "monstruos congelados" hasta que comience otra vez la música para continuar bailando.

Otra de las cosas que podemos trabajar y expermientar y que está utilizada como recurso en la canción son los cambios de voz. Para cada estrofa podemos utilizar una voz más nasal, mas grave, más aguda, etc.
Estas voces incluso las podemos combinar con la caracterización del monstruo.

Podemos dibujar al monstruo, podemos disfrazarnos de monstruos, podemos representar los movimientos del mostruo sólo con sonidos.

Los sonidos pueden ser corporales (con la voz, con percusión corporal) o podemos buscar instrumentos que representen los movimientos.

Este último ejercicio da lugar a la discusión, es genial para buscar el compromiso, pero también para hacer volar la imaginación e investigar sonoridades.

El tema Monstruos por supuesto da para mucho y prometo más adelante escribir otra entrada con algunos cuentos sobre monstruos que podemos combinar con esta canción para trabajar todavía más cosas en la clase.

Por ahora los dejo en compañía de Canticuénticos.
...Y qué esperan a bailar!!!!!