lunes, 9 de septiembre de 2013

Rimas, versos y juegos de dedos



En los primeros años de vida, el niño/a aprende e incorpora el lenguaje materno.
Los primeros 5 cinco años son cruciales para el aprendizaje. En estos años el cerebro presenta una plasticidad que le permite incorporar estructuras lingüísticas con  rapidez y facilidad.
Para las mamás o papás en situación de migración en países donde la lengua vehicular no es el español, es el momento donde tenemos que cuidar el contacto con nuestra lengua. Es ahora y no cuando entre a la escuela, donde tenemos la mayor posibilidad de brindarles a nuestros hijos/as una educación bilingüe. Es fundamental que en esta etapa les brindemos de todas las formas posibles, situaciones de contacto con el idioma español.
Como ya lo he comentado en otro post,  el contacto estrecho con la madre o la persona que la sustituya es fundamental para el desarrollo del niño/a. El contacto físico y la interacción lingüística son tan importantes como el alimento, el cobijo y el descanso.
Las rimas, versos y juegos de dedos tienen en esta etapa una gran importancia. A través del juego y la repetición, se graban conceptos, vocabulario, estructuras gramaticales, ritmo y melodía del idioma.
A través del contacto y la caricia además, se genera un lazo todavía más estrecho. La motricidad gruesa y fina se desarrollan, se incorporan conceptos de espacialidad (el arriba, abajo, cerca, lejos) y la capacidad de contar se introducen en forma lúdica.
Desde el punto de vista literario, los juegos de dedos representan las primeras micro historias. Elementos como principio, nudo y desenlace están presentes y la expectativa del desenlace introduce al niño en el esquema temporal.
Los juegos de dedos existen desde siempre y en casi todas las culturas.
Dentro de las culturas anglo- y alemano parlantes es infinita la variedad y diversidad de las mismas.
A las mamás/papás hispanohablantes en situación de migración nos cuesta muchas veces competir con la oferta de juegos de dedos que los niños aprenden en el jardín de infantes.  La sensación de la mayoría es que los juegos de dedos en español  no son actuales  ni tan divertidos como los que existen en alemán o en inglés.
Esto es una verdad a medias. Existe material en español, sólo hay que buscar un poco.
En este momento estoy recopilando los propios, los que escribí para mis clases y para mis hijos y espero poder ponerlos a disposición dentro de poco. Mientras tanto, les dejo algunos recopilados de aquí y allá.

Este dedito
(tomando cada dedo de la mano, al final recorriendo el brazo hasta llegar al cuerpo y hacer cosquillas en "se lo comió).

Este dedito compró un huevito
este lo cocinó,
este lo peló, 
este le puso la sal,
y este gordito sinvergüenza
vino corriendo y se lo comió.


Toc, toc    (las palmas enfrentadas tocándose, los dedos se separan y vuelven a tocar por turnos)

Toc, toc,      (los meñiques)
¿Quién es? (anulares)
soy yo         (medios)
hola Manola (índices se cruzan y descruzan)
¿Cómo te va?
Te mandan saludos
papá y mamá. (saludan los pulgares por turnos doblándose)

El escarabajo

Patas para arriba  (mano izquierda con la palma y los dedos hacia arriba)
lomo para abajo     (Mostramos el dorso de la mano)
quiere darse vuelta (giramos la mano con la palma y los dedos hacia abajo)
un escarabajo.
La lluvia lo moja (mano derecha mueve los dedos en forma de lluvia sobra la izq.)
el viento lo mece (soplamos)
se mete en la arena (la mano camina por el suelo)
y desaparece! (se esconde detrás de la espalda)

La pulga

Al subir una montaña  (La mano sube por el brazo del niño)
una pulga me picó (pequeño pellizco)
la agarré de las narices (tomar la nariz del niño entre los dedos)
y ¡Ay, se me escapó! (La mano se esconde detrás de la espalda)